Ir arriba

 

El Islam


No hay más Dios que Ala y Mahoma es su profeta

 

 

Esta es la principal premisa del Islam, una religión monoteísta que cuenta con el Corán como libro sagrado.

 

 

Su significado

Islam significa sumisión a Dios y también paz. La idea es que, al creer en Ala, estaremos en paz y a salvo.

 

Inicios

Su andadura comenzó en al año 622 en la Meca, la actual Arabia Saudí. A través del arcángel Gabriel, Ala dio a conocer a Mahoma su mensaje y, a través de él, al resto del mundo.

No fue una tarea nada fácil para él último de los profetas ya que no sólo tuvo que lidiar con las creencias en otros dioses. Fue perseguido y tuvo que abandonar la Meca porque ya en la época existían intereses económicos. A los comerciantes no les interesaba la desaparición de los dioses.

 

El mensaje fue memorizado y, posteriormente, escrito por los seguidores del profeta en papeles, hojas, piedras... Nació así el Corán. Y, al margen de creer en él o no, lo que no deja lugar a dudas es que es mucho más que un libro. Mahoma no era un hombre culto, es imposible que él redactara unos textos que aún hoy sirven de guía. Y los hechos que en él se cuentan trascienden muchas veces el conocimiento humano.

 

 

Los 5 pilares

  1. Sólo hay un Dios y Mahoma es su profeta.
  2. Orar cinco veces al día.
  3. Dar lismosna.
  4. Ayuno en el mes del Ramadan.
  5. La peregrinación a la Meca una vez en la vida.

 

Los musulmanes deben cumplir con estos pilares pero hay matices. Ala es misericordioso y permite que un enfermo, por ejemplo, no deba ayunar en el Ramadan o que se adapten las oraciones según los horarios de trabajo.

La idea de ver el Islam como algo cerrado, fanático, es equivocada. No hace falta adentrarse mucho para darse cuenta de los buenos valores que predica lo que, en el fondo, es la esencia de cualquier religión. Una guía que nos haga ser mejores, que nos enseñe el buen camino.