Ir arriba

 

El Sáhara


Si hay algo que sin duda atrae al viajero es el Sáhara. Nos encontramos ante el desierto cálido más grande del mundo, 9.065.000 km² que presentan la ausencia total de vida y una espectacular belleza al mismo tiempo.

 

Una visita al Magreb supone una cita obligada con el Sáhara. Para adentrarse en su corazón y disfrutar de las dunas y de la fina arena será imprescindible contar con un 4x4, imposible hacerlo de otra manera. Y los conductores deberán ser profesionales para no correr ningún tipo de riesgo.

 

Hay posibilidad de conocer el Sáhara en coche particular pero habrá que quedarse a las puertas, en donde las carreteras son aún accesibles.

Se aconseja, además, la presencia de un guía oficial puesto que conoce la zona y nos da una mayor garantía de disfrutar, de concentrarnos en lo que merece la pena sin otras preocupaciones.

 

 

Campamento Yadis - Pansea en Túnez
Campamento Yadis - Pansea en Túnez

Una noche en el Sáhara es una experiencia que nadie olvida. Hay campamentos que permiten un mínimo de comodidades, algunos incluso pequeños lujos (como aire acondicionado). Para los más aventureros se organizan acampadas el estilo de los beduinos, con el cielo como techo.

Sea cual sea la opción seleccionada, se recomienda una buena organización y estar bien asesorado.

El Sáhara
El Sáhara

 

 

El Sáhara hace miles de años no era tal y como lo conocemos ahora. Era una sabana más fértil, con ríos y habitantes. Se han encontrado pinturas rupestres que demuestran que en otra época era habitable. Hoy en día, el ser vivo mejor adaptado a este medio hostil es el camello.